El pecado imperdonable, también conocido como la blasfemia contra el Espíritu Santo, se menciona en dos de los evangelios. Si estás sufriendo de culpa hoy, descansa seguro sabiendo que no has cometido el pecado imperdonable. LA ATALAYA Junio de 2010, Iniciar sesión Para aquellos que han recibido a Jesús como Señor y Salvador, en lugar de blasfemar contra el Espíritu, han reconocido más bien su poderío. Están bordeando la línea del límite. Información para profesionales de la salud. ¿Qué sentido tendría esta afirmación si fuera imprescindible bautizar a los bebés para que se salvaran? Él les estaba advirtiendo a que tuvieran cuidado de no insultar o burlarse del Espíritu Santo. 1 Juan 1:8-10 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y … Ahora bien, este cambio hace surgir otras cuestiones. “más cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia” (Romanos 5:20b). En 2007, la Iglesia Católica firmó el “certificado de defunción” del limbo: un documento en el que afirman que tienen “razones teológicas y litúrgicas para esperar que los niños que mueren sin bautismo serán salvados y podrán gozar de la visión beatífica” (Comisión Teológica Internacional). Otro ejemplo es el de José. Y no lo hacemos a propósito; simplemente, somos débiles. Así lo demuestra el caso del rey David, quien cometió adulterio con una mujer llamada Bat-seba y fue responsable de la muerte de su esposo. Mientras realmente existe un pecado imperdonable, no es uno que un verdadero creyente en Cristo Jesús pudiera cometer. Si una persona continúa haciendo eso hasta la muerte, ya no queda esperanza de perdón y vida eterna en los cielos. ¿Por qué? Es único. Un paso más y no habrá esperanza para ustedes”. La cultura de la culpa sentó en el banquillo de los acusados a la masturbación. Más bien es resistirse continuamente al Espíritu Santo, presenciando una invitación a aceptarle como Salvador y rechazarla en cada ocasión, hasta que la muerte llegue y ya no haya más oportunidad. Recordemos que las malas acciones nos alejan de Jehová. Sus afirmaciones iban directamente en contra de Jesús. El testimonio de Pablo es una prueba fehaciente de que Dios quiere y puede salvar a cualquiera que venga a Él en fe (1 Timoteo 1:12-17). El pecado imperdonable no es un pecado particular cometido por los cristianos antes de aceptar a Cristo, no es pensar o decir algo terrible acerca del Espíritu Santo. Para aquellos que han recibido a Jesús como Señor y Salvador, en lugar de blasfemar contra el Espíritu, han reconocido más bien su poderío. Están bordeando la línea del límite. Todos pasamos por momentos difíciles, pero hay ciertas cosas que debes tener presente... 3 trucos efectivos, basados en la Palabra de Dios, para manejar con éxito a una persona difícil. El pecado es mencionado cientos de veces en la Biblia, comenzando con el pecado “original”, cuando Adán y Eva comieron del árbol del conocimiento. Por eso le dijo arrepentido: “Contra ti, contra ti solo, he pecado, y lo que es malo a tus ojos he hecho” (Salmo 51:4). Nuestro Dios es compasivo y misericordioso. Como escribió el apóstol Pablo: “Felices son aquellos cuyos desafueros han sido perdonados y cuyos pecados han sido cubiertos; feliz es el hombre cuyo pecado Jehová de ninguna manera tomará en cuenta” (Romanos 4:7, 8). Tal vez nos esforcemos por vivir según los Diez Mandamientos —o algún otro conjunto de valores—, pero siempre fallamos. Entonces podrás estar preguntándote qué es exactamente la blasfemia contra el Espíritu Santo. Es la única iniquidad que no será nunca perdonada (nunca es lo que significa “ni en esta vida, ni en la venidera” en Mateo 12:32). El pecado imperdonable es blasfemar con desafiante irreverencia al Espíritu Santo en el contexto del trabajo de este en el mundo a través de Cristo. El pecado imperdonable no es un pecado particular cometido por los cristianos antes de aceptar a Cristo, no es pensar o decir algo terrible acerca del Espíritu Santo. Con esta entrega continuamos la serie: El pecado … La murmuracion de Israel en el cruce del desierto es una de las grandes cosas que nos hablan de un pueblo mal agradecido.
2020 es pecado vertir en tierra